Sígueme en Twitter:

@silviameave
@meavejournalist ( Tweeting in English)

2011-09-11

Inevitable (9/11)

cálamo & alquimia® | @silviameave

La voz de Emil al otro lado de la línea me despertó: "Acabo de ver en la televisión que un avión se estrelló contra una de las torres gemelas de Nueva York".  De inmediato pensé en una avioneta que se habría estampado en la pared con el consiguiente saldo de muertos y heridos alrededor. Qué desastre, imaginé, y encendí el aparato televisor justo en el momento en que un avión volaba directo a una única torre que quedaba en pie, en un espectáculo propio de una típica película de Hollywood, que no podía aceptar como una realidad.

Después llamó Mustafa. Apenas unos días atrás había regresado a Los Angeles de Nueva York donde había recibido un cargamento de ropa de India para distribuir en los Estados Unidos y de paso había acordado con un socio de negocios la renta de un cubículo en el World Trade Center (WTC) que sería el domicilio de un proyecto periodístico online en el que llevábamos trabajando más de dos años y medio. La voz de Mustafa se oía metálica, vacía, triste; no era como la noche anterior, que habíamos hablado por más de una hora de nuestros proyectos y de un futuro promisorio en los negocios y en nuestras vidas personales. De la noche a la mañana del 11 de Septiembre 2001 la incertidumbre atajó el camino.

Y es que la noche previa al ataque a las torres gemelas Mustafa me había propuesto matrimonio. Me preguntó si estaba dispuesta a seguirlo en su religión, la musulmana, y sus tradiciones. Si yo aceptaba, él viajaría a México para que nos casáramos; me pidió que buscara el apoyo de la embajada de su país natal para que el matrimonio se realizara ante alguna autoridad religiosa islámica en el lapso de una o dos semanas y luego nos casaríamos por lo civil en los Estados Unidos. Estuve de acuerdo y al colgar, por primera vez en mi vida lancé mi pregunta al Universo: ¿En qué me metía al aceptar casarme con un musulmán, aunque fuera oficialmente americano a quien, paradójica e irónicamente vi por primera vez en un corredor del WTC?

No me pasó por la mente en ningún momento, ni en el mejor de mis sueños y mucho menos en la peor de mis pesadillas, que una respuesta a mi pregunta vendría como bumerang al despertar y la viviría al cabo de los días, las semanas y los años siguientes; y todavía una década después, hoy.

Está por demás decir que la boda musulmana en México no se llevó a cabo, pues Mustafa, sagaz, no quiso viajar más allá de los límites de California durante un largo rato. Sobre todo después de que unos hombres lo golpearon hasta que se cansaron, afuera de la mezquita, sólo porque salía de ahí.

Lo más doloroso: un par de socios en el proyecto periodístico que queríamos asentar en Nueva York se había integrado a la lista de víctimas fatales de los atentados y nuestros sueños debieron trasladarse a la ciudad de Los Angeles entre otras razones porque la carga emocional de varias historias enlazadas con el proyecto que tenía (tiene) su dosis de utópico multiculturalismo a la new age, simplemente impedía retomar el paso y avanzar con éxito entre los escombros de nuestro muy particular sueño americano.

II

Hasta antes del 11 de Septiembre 2001, el llamado mundo islámico era para mí simplemente un tema abstracto, de estrategia geoeconómica global, en el que me había especializado como periodista desde la invasión iraquí a Kuwait, para elaborar esos de repente esotéricos análisis informativos que nadie quería redactar en las publicaciones donde yo trabajaba porque -seamos sinceros- pocos lectores en México se interesan por lo que pasa más allá de nuestro país perpetuamente convulso y, por tanto, no hay posibilidades de lucimiento público para el o la periodista que los elabora.

Igual, sin proponérmelo, me volví de pronto testigo privilegiada del miedo, de ese terror que ha tenido el poder de fragmentar el microcosmos de la otrora dulce tierra de la libertad, y sólo alcancé a ver a Darth Vader doblar la esquina de Orange Drive y Hollywood Boulevard, sin que algún superhéroe lo detuviera.

Cuando recuerdo que cierto día la familia de Anna, en su hogar, en alguna capital europea, recibió la cordial visita de agentes de Inteligencia de su propio gobierno para interrogar inclusive a los vecinos, sólo para conocer detalles de la estancia de Faisal, periodista estadounidense -de origen persa, dice él- que a diferencia de Mustafa sí se atrevió a viajar por su novia después de los ataques en Nueva York, me queda claro que todos, en algún grado, hemos sido y seguiremos siendo durante mucho tiempo, víctimas del derrumbe del World Trade Center (WTC) de Nueva York. Desde entonces, quizá desde antes, todos estamos siempre bajo la mirada escrutadora del Gran Hermano y su odio fundado en la sospecha para controlar a la humanidad.

© 1998 Silvia Meave
Estoy convencida de que a raíz de los atentados de 2001 una buena parte de la sociedad estadounidense ha fortalecido una conciencia social que flotaba en el ambiente desde el fracaso del gobierno en Vietnam; pero todavía falta mucho por hacer, pues a veces, la desconfianza suscitada por la mentira y la barbarie sigue ahí.

Empero, soy optimista, pues a lo largo de diez años he descubierto que la riqueza de una vida cultural estigmatizada por el fundamentalismo islámico prefabricado para la tragedia, paradójicamente despierta, en primera instancia, la natural curiosidad de muchos por lo diferente, y después emerge la fascinación ante una antigua sabiduría sepultada a través de los siglos por la obsesión destructora de los pequeños Nerones que disfrutan sentir sus manos manchadas de sangre inocente. Irónico; pero sólo así el mundo occidental volvió su mirada a otras culturas y formas de vivir; y algunos hasta tratan de entenderlas. ●




►►► EPÍLOGO Y APOSTILLA 

+Dubitador Dubitadore 

Hola:

Interesante y sorprendente tu elegiaco articulo sobre la tragedia del 11/S de 2001. Fuiste una victima muy directa.
Aprovecho este medio privado para comunicar un par de posibles erratas:
...y encendí el aparato televisor justo en el momento en que un avión volaba directo a una única torre que quedaba en pie,
En realidad las dos torres estuvieron ardiendo a la vez e inopinadamente se derrumbó primero la que fue incendiada con el segundo avion.
Esos derrumbes me impactaron de un modo extraño y despertaron mi incredulidad. Resultó ademàs que un edificio colindante, mucho mas bajo y apaisado, se vino abajo del mismo modo, sin que se precisaran las presuntas altas temperaturas de un incendio por fuel de aviacion.
Impacta lo que cuentas de tu disposicion a abrazar el islamiso para contraer matrimonio con tu novio Mustafá; pero imagino que lo verias como algo puramente formal un requisito mas bien folklorico, tal y como es comun en la cultura catolica, un puro requisito social.
Hasta antes del 11 de Septiembre 2011, el llamado mundo islámico era para mí simplemente un tema abstracto
Supongo que se ha colado una errata y quisiste poner 2001, en vez de 2011.


+Silvia Meave:

Hola Dubitador!!... Muchísimas gracias por tu lectura y tus comentarios. Ya vi que el texto apareció en el reader antes de que hiciera la última revisión, jeje. Efectivamente se fue la errata del año, que ya corregí [ :D ] ... 
En cuanto al derrumbe de las torres, aquí sólo es la referencia de lo que quedó en mi mente como espectadora en shock y no tanto la exactitud del dato periodístico. Todo es de memoria y no quise revisar los videos ni mucha información porque mi texto hubiese perdido la intención de testimonio personal... 
Ahora, sobre lo de casarme en la ley islámica podría haber parecido algo exclusivamente religioso. Tienes razón, en el catolicismo ya es un asunto social; pero acá yo sabía que entraría a una nueva forma de vida, y estaba consciente de que tendría que cambiar muchos hábitos, empezando por la alimentación y confieso que me daba algo de miedo la leyenda negra de que en el Islam se menosprecia a las mujeres. Sin embargo ya conviviendo con la comunidad musulmana en los Estados Unidos empecé a conocer lo que viven los que están adentro de esa cultura en los países islámicos. De hecho tengo el proyecto de escribir un par de libros (uno sobre las mujeres en el Islam), pero tengo que conseguir patrocinadores para hacer entrevistas in situ. ¡Esa es otra historia! :)

2011-07-14

Valentina


Gracias a @dubitador, que compartió el siguiente video del rescate de una ballena jorobada en aguas del Mar de Cortés, México, atrapada en una red de pesca. Sus salvadores le llaman "Valentina" porque la encontraron un 14 de Febrero. <<>>






2011-07-06

¡Estamos en el ISSSTE!

cálamo & alquimia® | @silviameave

Apenas un día antes de que el ex director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Miguel Angel Yunes, denunciara que en 2007 la líder vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo le exigió 20 millones de pesos mensuales (1.720 millones de dólares, aproximadamente) para financiar al Partido Nueva Alianza a cambio de apoyarlo en la reforma neoliberal del organismo, yo había estado en el hospital Adolfo López Mateos, dependiente del ISSSTE, a donde acude un paciente con enfermedad crónica terminal, al que apoyo durante sus consultas médicas.

Las tormentas continuas del último fin de semana y el exceso de trabajo me habían impedido llevar a un centro de impresión los recientes reportes diarios de la situación del paciente y, la verdad sea dicha, me dio muchísima flojera cargar con la laptop para que los médicos revisaran los documentos a las siete y media de la mañana; de modo que guardé la información en una memoria USB y dejé que el azar jugara a mi favor o en contra mía: Yo había visto que uno de los médicos a veces tiene su netbook personal en el consultorio y con un poco de suerte tal vez ahí se podrían leer los reportes.

Sin embargo, en esta ocasión no fui suertuda. Vi al entrar en el consultorio que el médico no tenía a la vista su netbook y entendí que tendría que salir corriendo a cualquier café internet de los alrededores para imprimir los reportes mientras el pacientito xochimilca -aquí nada de pacientes ingleses- estaba en la consulta. No obstante, me negué a las evidencias y quise fintar en última oportunidad a la fortuna y cuando el doctor me preguntó si tenía a la mano los reportes, le dije que en ese momento sólo tenía en el momento la memoria USB por si hubiera alguna computadora dónde leer los archivos. El médico simplemente guiñó el ojo y me dijo riéndose: -¡Estamos en el ISSSTE!

Cierto. Los médicos siguen elaborando los expedientes clínicos en vetustas máquinas de escribir con cintas de tinta invariablemente desgastadas, si bien les va; pues otros deben hacerlos a mano, haciendo gala de su mejor caligrafía. En el laboratorio, si el derechohabiente está de suerte, puede recibir el kit completo para análisis médicos; pero si no, debe comprarlo y quiero pensar que los empleados y jubilados del Estado por lo menos tienen 16 pesos para los recipientes de las muestras para análisis clínicos. Sin embargo, tengo la mala costumbre de hacer cuentas y siempre tengo la curiosidad de saber dónde está el dinero que debería asignarse para chucherías como los vasitos para análisis, la compra de computadoras para facilitar el trabajo administrativo de la institución y hasta de medicamentos del llamado cuadro básico.

Mi percepción sobre los servicios del ISSSTE es que quienes trabajan allí, casi todos, son burócratas heróicos, a pesar de que durante varias décadas el prestigio de la institución y sus trabajadores ha sido vapuleado. Por algunos años he atestiguado la buena voluntad de la mayoría de los empleados del ISSSTE para atender a los derechohabientes en situaciones a veces precarias y a pesar de las limitaciones presupuestarias, la calidad del servicio es bastante buena, por supuesto con las contadas excepciones que confirman la regla y que casi siempre se focalizan en las clínicas familiares donde los empleados de más bajo escalafón hacen de las suyas quizá por algún problema psicológico personal, más que por cuestiones institucionales.

Desde luego, no caería mal a la institución que se hiciera una auditoría que abarque por lo menos dos o tres administraciones atrás, pues si bien el ex director Yunes asegura que él no tiene "nada que ocultar" sobre su paso por el ISSSTE, es necesario dejar en claro la verdadera situación financiera del organismo que protege a los trabajadores del Estado, asalariados gracias a los impuestos de la población entera. Sobre todo cuando algunas fuentes periodísticas afirman que el ex funcionario público está construyendo en Alvarado, Veracruz, una mansión de cerca de 30 millones de pesos, que no podría haberse pagado con su salario de burócrata de altos vuelos ni micronegocios fundados con los ahorros de toda una vida.

Más allá del deslinde de responsabilidades políticas, urge de igual modo revisar la distribución del presupuesto gubernamental, porque mientras la actual administración federal de Felipe Calderón se ha centrado en aniquilar a los narcotraficantes que surten principalmente al mercado drogadicto de los Estados Unidos, lo cual ha implicado un incremento al gasto en armamento y otros pertrechos bélicos de hasta siete veces lo erogado en la pasada administración de Vicente Fox, según datos del centro de análisis de políticas públicas México Evalúa, encabezado por Luis de la Barreda; el sector salud en su conjunto, en tanto, ha registrado recortes financieros significativos en los últimos cuatro años, que -de acuerdo con cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)- colocan a México en la materia, por debajo de países como Afganistán.

Datos oficiales de organismos internacionales revelan que la inversión del Estado mexicano en el sector salud se redujo del 6.6 por ciento al 5.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) durante el actual gobierno y específicamente el ISSSTE ha registrado los mayores recortes presupuestales que se resienten en la compra de medicamentos y el acceso de derechohabientes a servicios hospitalarios.

En este contexto, la maestra Elba Esther Gordillo, sindicalista de viejo cuño, pretendía expoliar aún más a los servicios de salud de la burocracia que incluye a los agremiados del sindicato que ella controla, para mantener su cuota de poder corrupto que siempre ofrece al mejor postor. Se dice que fueron los votos que la maestra Elbita vendió al partido gobernante, los que le dieron al presidente Felipe Calderón la ventaja electoral que requería para imponerse por un mínimo margen al favorito Andrés Manuel López Obrador.

En cualquier otro país, las mutuas acusaciones de corrupción entre Gordillo y Yunes llevarían a ambos a un litigio político-jurídico donde se deslindaran responsabilidades; pero en México, a lo mucho, se escucharon tímidas voces que señalan a los dos personajes como cínicos. Mientras, el ISSSTE, sin duda como los demás servicios médicos del Estado, sobrevive como institución por la voluntad de su base trabajadora. <<>>





Oferta de Vuelos

2011-03-31

Reality Show

cálamo & alquimia® | @silviameave

Aunque en mi adolescencia pretendí ser actriz de teatro universitario, no soy vedette y mis impulsos exhibicionistas no van, por lo general, más allá de los textos que escribo, si es que los firmo; lo que hago, esencialmente, como manifestación de responsabilidad intelectual.

Empero, también he aprendido que los periodistas no podemos negarnos a ciertos embrollos, ahora transculturalmente llamados reality shows para acercarnos a la esencia de los temas que abordamos.

Paradojas de la vida, justo hoy leía un artículo en el que se polemizaba sobre el método de trabajo que hizo Günter Wallraff, autor de ese genial reportaje convertido en libro, titulado Cabeza de Turco. Wallraff no sólo investiga, sino que vive en carne propia el asunto que quiere dar a conocer a la Opinión Pública. Esa técnica es una versión refinada del slogan merolico "Que no le digan, que no le cuenten que la luna es de queso y que los niños vienen de París".

Algunos detractores de este método para obtener información afirman que se pierde objetividad, ese concepto tan manoseado en nombre del trabajo periodístico que, a pesar de ser una meta evanescente, siempre perseguimos e intentamos alcanzar.

Y va todo este preámbulo sólo para decir que estoy embarcada en el método Wallraff. El año pasado fue la infausta Iniciativa México. Esta vez es "El Trabajo de tus Sueños" que patrocina el sitio web QuéPasa.com, fundado en 1997 por Jeffrey Peterson en Florida, para la comunidad latina de las Américas, el cual desde entonces pretende erigirse como el Facebook de los latinos.

Aparentemente, QuePasa.com quiso repetir la fórmula de los sitios para ligue online, o "encuentros personales" que tuvo su época dorada a principios de la primera década de este siglo. Pero aunque tiene su público -oficialmente presumen 27.2 millones de usuarios provenientes en su mayoría de Brasil y México-, QuePasa.com resulta ser un sitio web de mediano perfil cuyo gancho son los concursos "virales" tan de moda en estos días, por los que hay que acarrear virtualmente al mayor número de personas en el intento de ganar.

"El Trabajo de tus Sueños", según parece, es un garlito más de la ya gastada estrategia de marketing viral que permite al organizador recabar datos relevantes de usuarios web para usufructuarlos y llenar de publicidad no solicitada los buzones de correo electrónico de participantes y votantes.

MANLIO, LA PUERTA AL TRABAJO DE TUS SUEÑOS

Debido a que me inscribí como residente en México, para poder acceder a las reglas del concurso "El Trabajo de tus Sueños", tuve que llenar una encuesta sobre la calidad de contenidos del sitio web del senador mexicano Manlio Fabio Beltrones y para registrarme como participante, tuve que aceptar al citado senador como "amigo" en Facebook. No sé si el político pagará parte del premio o éste ya va incluido en el paquete publicitario pagado por Beltrones.

Desde luego, en el proceso de inscripción al concurso de "El Trabajo de mis Sueños" es requisito indispensable tener una cuenta en QuePasa.com o abrir una. Confieso que no tengo cuenta ni en QuePasa.com ni en Facebook, por lo que le he cargado el muertito a las respectivas cuentas de Relaciones Públicas de TribuAméricas®, sin remordimientos de conciencia, pues yo también hago mi trabajo para posicionar al colectivo periodístico cibergraffitero en las preferencias del respetable público interesado en aprovechar la información periodística para mejorar su realidad cotidiana.

La cuenta de TribuAméricas® en QuePasa.com estaba muy abandonadita desde hace varios años, con no más de cinco buenos amigos; pues la estructura de contenidos de Quepasa.com no da mucho más que para ligar, a pesar de que el potencial del sitio es inmenso, por el aumento acelerado de la presencia latina en la web.

Según información financiera que encontré, el sitio QuePasa.com no pasa por su mejor momento como negocio y en tal circunstancia, el juego de "El Trabajo de tus Sueños" busca generar mejores expectativas no sólo para los usuarios/clientes, sino para los anunciantes e inversionistas. Empero, es un concurso inverosímil porque el perfil de la mayoría de los participantes es muy pobre, sin currícula y es obvio que ninguno de ellos podría ocupar un puesto como el que se ofrece, aunque uno que otro participante tendría derecho a llevarse cualquier cantidad de dinero por entregar sin reservas sus listas de contactos a la empresa organizadora del reality show y sus anunciantes.

¿UN GRAN PREMIO?

El lado cruel del concurso de QuePasa.com es que se juega con la necesidad -o la codicia fuera de contexto- de los participantes, en su gran mayoría mexicanos desempleados que, según el secretario de Hacienda Ernesto Cordero, podrían vivir bien con 6 mil pesos mensuales (alrededor de 510 dólares), que es el salario promedio de las familias de la otrora clase media en México.

Es el caso de Josias Cima de Quintana Roo, México que se presenta así: "Hola Quiero Un Empleo, Tengo Una licenciatura y aun con tantos estudios sigo desempleado, Por lo cual el premio de este concurso me cae de maravilla".

Por su parte, Miguel Ángel Reséndiz del Distrito Federal, México, con gran candor explica por qué quiere el premio: "Igual, 100,000 al año servirían para mantener a toooda mi familia, y a lo mejor crear una red de ayuda humanitaria a cualquier parte del mundo".

Así pues, el incentivo de los cien mil dólares al año (unos 8 mil 300 dólares mensuales) para vivir en Los Angeles, California resulta deslumbrante para muchos de los usuarios de QuePasa.com, que no saben que la renta de un pequeño departamento de clase media en la ciudad estadounidense puede alcanzar un promedio de 3 mil dólares mensuales y que los servicios se pagan en una proporción similar, por lo que el super-premio sería en el mejor de los casos un salario decente, aunque ordinario, para vivir en algún barrio clasemediero de Los Angeles.

Yo no tengo la intención de entregar datos de mis contactos para ganar un concurso en el que no se pone a prueba la capacidad profesional de los candidatos, sino su habilidad para moverse en pirámide Ponzi. Tampoco me interesa laborar en QuePasa.com; pero es un buen pretexto para hacer visible mi currículum y promover los servicios de creación de contenidos web que se ofrecen a través de TribuAméricas® y, de paso, como dicen mis amigos new age, decretarme un buen aumento de salario, ya. [=0] <<>>




TheStreet.com - 300x250 - Action Alerts Plus

2011-02-09

Una Fallida y Estúpida Historia de ¿Amor?


NEW YORK.- La única verdad no relativa en el Universo: los juegos de amor y sexo, como dirían en mi pueblo, atontejan a la mente más lúcida... Así pues, un legislador local republicano de Nueva York, de nombre Christopher Lee, no tendría que haber sido la excepción, y resultó un sapo cualquiera.

Lee engatuzó a los electores; pero no a una damita que buscaba en Craigslist una relación con un hombre estable en términos financieros y emocionales. El legislador rompió las reglas del sentido común para divertirse en la web, tales como dar su nombre verdadero a una desconocida, hacerse pasar como divorciado sin serlo y, en el colmo de la estupidez, enviar una patética foto sin camisa tomada con su celular.

La presunta víctima del legislador, que al final de cuentas se convirtió en victimaria, es una mujer de 34 años que sin lugar a dudas estaba deseosa de encontrar un marido en la web y se sintió herida porque Lee sólo quería jugar un rato.

Ella deseaba que le demostraran que no todos los hombres que rondan CraigsList son "sapos". No lo consiguió; pero su ira razonable ante el engaño puso en aprietos al legislador que, por cierto, se hizo pasar por un chicuelo de 39 años, cuando ya tiene 46. Yo agregaría que es un hombre ridículo.

La mujer, cuando recibió la foto del legislador, vía correo electrónico, decidió investigarlo en la web y descubrió quién era en realidad; así que envió la foto y el intercambio de mensajes de correo a una publicación online (Gawker), y en menos de lo que canta un gallo destruyó la carrera política y quizá también el matrimonio de Lee.

La moraleja del cuento, queridos lectores, es que gracias a Google, Facebook y Twitter, la vida de todos y cada uno de los usuarios de la web se convierte en un archivo abierto, si no se administra con cuidado.

Parece consejo de la abuelita o de místico chino, pero tiene algo de sentido: ser discretos y sensatos preserva de la ruina... sobre todo política. <<>>


2011-02-04

Cada Quien su Santo...

Twitter: @silviameave

He visto al "mejor alcalde del mundo", Marcelo Ebrard, inaugurando una efigie del Santo Niño de Atocha en una populosa calle del barrio de La Merced, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Se supone, de acuerdo con lo establecido por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos -la cual por cierto cumple este 5 de Febrero, 94 años de vapuleada vigencia- que los funcionarios públicos tienen prohibido participar en actos religiosos y que estos no deben celebrarse en la calle; pero Marcelo tenía el deber que marca la corrección política, para honrar a la tradición popular de celebrar el Día de la Candelaria, antigua conmemoración católica de la cuarentena navideña, desde luego en apoyo de los pequeños empresarios locales que hacen los vestiditos del Niño Dios cada año.

Mientras el jefe del gobierno capitalino develaba la estatua del santo, como música de fondo se oía, igual que en los mejores tiempos de la Ley de Herodes (perdón, quise decir del PRI, y quien haya visto la película mencionada entenderá a lo que me refiero), la clásica porra del acarreo: "Se ve, se siente, Marcelo está presente", que inefablemente ha de culminar con una estruendosa diana diana conchinchín interpretada por un mariachi que evoca el ambiente pueblerino de los primeros años posrevolucionarios. O sea, que la sangre prinosáurica de Ebrard Casaubón sigue fluyendo en sus venas a la menor provocación. De hecho, ya en la cúspide del populismo, Marcelo atacó en pleno podium un tamal, un tamalote de los seis mil que se repartieron ahí, que se adivinaba requete-sabroso por el intercambio de sonrisas cómplices entre él y Alejandra Moreno Toscano, titular de la Autoridad del Centro Histórico.

Resulta significativo que Ebrard no invitara a los miembros de la Arquidiócesis Primada de México, con quienes mantiene una disputa legal por franca intromisión eclesiástica en los asuntos del Estado... ¡¡¿¿??!!... Así que la celebración fue encabezada por un obispo de la Iglesia Católica maronita, a la que pertenece principalmente, la comunidad libanesa de México, una de las más acaudaladas del país. Marcelo Ebrard sostuvo entre sus manos al comienzo de la ceremonia, una figurita de San Charbel, patrono de los maronitas, que fue usada después para bendecir a los niños Dios de la gente que participó en el evento poco guadalupano.

Así se ve y se siente que el mejor alcalde del mundo y suspirante a la primera magistratura de México está presente y en esta ocasión bien pudo haber sido protagonista de alguno de los capítulos de aquella serie de TV Azteca llamada "Cada quien su santo", pues Ebrard, como buen político, enciende sus veladoras a San Charbel y al Santo Niño de Atocha, para ver cuál le hace el milagro de llevarlo a la presidencia. <<>>

2011-01-08

Reloj de Arena sin Estuche

cálamo & alquimia® | @silviameave

La anécdota fue contada por el director del Monte de Piedad, la principal casa de empeño en la Ciudad de México: Un hombre -sin duda extremadamente desesperado- llegó a empeñar las cenizas de su difunto padre... ¡¡para pagar el funeral de su madre!! El valuador del Monte de Piedad le explicó que las cenizas no tenían un valor comercial y por lo tanto no podían empeñarse. Entonces, el hombre rompió en llanto, como un bebé. El valuador se conmovió y le dijo al hombre que le haría un préstamo sobre la urna con las cenizas funerarias y en la boleta registró que el cliente había empeñado un reloj de arena sin estuche. <<>>